Los dos sujetos abatidos anoche en la carretera Jaén – Las Pirias eran muy conocidos en pasillos policiales y judiciales por estar involucrados en diversos actos ilícitos que iban desde crimen organizado, delitos contra el patrimonio y hasta violencia familiar que datan del 2016 hasta el 2023, sin embargo, andaban sueltos en las calles y carreteras de Jaén continuando con su accionar ilícito que finalmente los ha llevado a la muerte.

“Arnold” y “Gato” los llamaban en pasillos policiales, pero para sus amigos y conocidos eran el Gordo Arnold y el Gato Oliva, uno de ellos tenía carga familiar, una pequeña hija, pero ni siquiera ello les hizo reflexionar y enderezar su destino para darle un buen porvenir y mejor ejemplo a sus hijos, sino que siguieron con su ilícito actuar hasta que fueron parados en seco por el destino que ellos mismos habían elegido.

Gordo Arnold
Arnold Neil Fernández Yajahuanca, el próximo 29 de setiembre cumplía 28 años. Según el sistema de antecedentes policiales tiene un prontuario que data de varios años. El 12 de octubre del 2016 fue detenido por primera vez por el personal policial por control de identidad. Luego, en el 2018, el 23 de diciembre, fue intervenido y detenido por accidente de tránsito con daños materiales y lesiones.
En el año 2019 fue denunciado por violencia física y psicológica. El 1 de diciembre del mismo año fue implicado en el delito de robo agravado a mano armada, siendo detenido e investigado. Posteriormente, el 4 de marzo del 2022 fue intervenido por presentar requisitoria vigente por el delito de hurto agravado. El año pasado también fue detenido en el caso de la organización criminal denominada “Los Cafetaleros”, pero salió libre con comparecencia restringida.
Fuentes policiales refieren que este sujeto era quien tranzaba cupos con las víctimas del robo de motos para devolverlos, incluso poniendo precios exorbitantes para ello. “Se reía y burlaba cuando los agraviados le decían que no tenían dinero suficiente para pagar el cupo y les cortaba las llamadas para desesperarlos aún más. Estuvo inmerso en varios casos delictivos, pero tenía mucha suerte, porque en Fiscalía lo soltaban o en el Poder Judicial, pero le llegó su fin”, indicó un policía que lo detuvo en varias ocasiones.

Gato Oliva
En el caso de Carlos Fredy Oliva Pérez, de 29 años, conocido como “Gato”, tenía una cuenta de Facebook donde se mostraba con su hija y algunos familiares, como también evidenciaba una vida rodeada de diversión y aparente felicidad. Aunque sorprendió hace unos días a sus amigos publicando: “prefiero morir de pie que vivir de rodillas”, sintiendo quizás que la muerte le pisaba los talones, a pesar de las siete vidas que se jactaba de tener, como los verdaderos gatos.
La última vez que fue detenido por el personal policial fue el 10 de junio de este año por desobediencia o resistencia a la autoridad. Pero en este 2023 también fue detenido el 16 de mayo por el personal del Grupo Terna, en Santa Cruz, distrito de Bellavista, acusado del delito de hurto. De igual forma, el 18 de marzo fue denunciado por el delito de violencia física y violencia psicológica.
Este año fue caserito en la PNP, pero tenía suerte y salía bien librado, con comparecencia e incluso con prisión suspendida. En el 2022, el 25 de noviembre fue detenido estar involucrado en el presunto delito de usurpación agravada. Meses antes, fue intervenido por el personal policial al estar involucrado en el delito de hurto agravado.
En el 2021 fue detenido en flagrancia, como investigado en la comisión del delito de fabricación, suministro o tenencia de arma de fuego. Un año antes, el 2019, fue denunciado por violencia física.

Drama del delito
Ambos sujetos se dedicaron a una vida rodeada de acciones ilegales, las cuales les ha pasado factura a una muy corta edad, 27 y 29 años, respectivamente, quizás en el mejor momento de sus vidas, cuando se mostraban disfrutando de su buena aura por el dinero ilícito que llegaba a sus manos producto de hechos delictivos, siendo considerados por la PNP como especialistas en robo de motos, extorsión para pedidos de cupos y arrebato de celulares de alta gama.
Los familiares de Arnold, en su vivienda del sector El Huito, esperaban anoche y la madrugada que les entreguen el cadáver para el velatorio correspondiente y darle cristiana sepultura, pero ello se tendría que alargar unas horas más, ya que serían trasladados a la morgue de Bagua Grande. En la vivienda del Gato, por el sector El Hueco de Jaén, también se alistaban para recibir sus restos. Vecinos reportaron que ambas familias se sentían dolidas, sin embargo, en medio de la tragedia reflexionaban que bien pudieron cambiar el rumbo de la vida de sus hijos a tiempo y no estar lamento lo que hoy viven.


282 lecturas
Contáctanos