encontrado sin vida en el río Amojú, al promediar las 5 de la mañana de ayer martes, a la altura del puente Pardo y Miguel, en el centro de Jaén, siendo los vecinos quienes se asustaron de que otro fallecido aparezca en el río, por lo que avisaron rápidamente a la PNP Jaén.

Fue uno de los vecinos de la zona quien acudió a la comisaría policial para dar aviso a los agentes de turno, por lo que luego de unos minutos se hicieron presentes efectivos de la PNP para poder verificar la información brindada, razón por la que al confirmar y visualizar el cadáver de una persona de sexo masculino que se encontraba posición decúbito dorsal o boca arriba, vestía un short deportivo color rojo y estaba sin polo.

Ante la presencia de un buen número de personas quienes en su mayoría estaban de curiosos en la zona, algunos se acercaron hasta la parte baja del río para tratar de identificarlo o conocer si se trataba de algunos de sus familiares o conocidos, pero no se le pudo identificar en un primer momento.

Lo que generó preocupación en el vecindario, fue que horas antes se habían escuchado una gresca cerca, en donde los protagonistas serían ciudadanos extranjeros por el acento de voz, por lo que dejaban a entrever que podría tratarse de alguna persona de procedencia extranjera.

Al llegar los efectivos del Escuadrón de Emergencia se inició labores para el levantamiento del cadáver del río Amojú, en donde a simple viste el cuerpo presentaba algunos signos de haber sido golpeado. Al promediar las 9 de la mañana, llegó la representante del Ministerio Público, Dra. Nery Bravo Dávila, fiscal de turno, acompañada de la médico legista Melisa Mori, quienes realizaron el levantamiento del cadáver.

El cadáver fue trasladado a la comisaría de Jaén, mientras se realizaban algunas coordinaciones con la policía para su traslado a la morgue de Bagua Grande, sin embargo, en el acto, algunos efectivos lo reconocieron como una persona extrajera de nacionalidad colombiana, razón por la que buscaron en la base de datos de la policía y lograron identificarlo como Osmar Gallego Tomas, de nacionalidad colombiana, con pasaporte N° 1094957717, quien presentaba múltiples lesiones, al parecer, punto cortantes a la altura de su pecho y cuello, siendo la causa principal de muerte un shock hipovolémico.

Además, se informó que este habría sido asfixiado antes o después de ser atacado, aparentemente por un verduguillo, puesto que presentaba en algunas heridas punzo penetrantes en su cuerpo como, axila, cuello y tórax, añadiéndose que, al momento de su levantamiento, el cadáver tendría en ocho a nueve horas de muerto, es decir, la medianoche del lunes habría sido victimado.

Por la forma que habría sido asesinado, los agentes del Departamento de Investigación Criminal de Jaén manejan como primera hipótesis que se trataría de un crimen por ajustes de cuentas, debido a que algunas personas lo habrían reconocido a este sujeto como un colombiano que se dedicaba a cobranzas de préstamos que hacen estos sujetos con altos intereses, conocidos en el argot popular y delictivo como los cobradores de los préstamos gota a gota, razón por la que podría tratarse una disputa entre sujetos dedicados a estas labores, quizás alguna pelea entre dos personas con salgo trágico o quizás alguna víctima no soportó tanto acoso y lo mató.

Antecedentes

Desde la comisaría de Jaén se confirmó que este sujeto fue trasladado anteriormente a la sede policial en calidad de intervenido al ser acusado de robo de celular, de igual forma según la oficina de Migraciones de Jaén, Osmar Gallego Tomas se encuentra en el país de forma irregular.

El cadáver fue trasladado a la morgue de Bagua Grande, en donde permanecerá por el plazo de 72 horas, por lo que si algún familiar, amigo o conocido no acuden a reclamar el cadáver este terminara en una fosa común.

Contáctanos