La jueza del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de Jaén, Dra. Elizabeth Campos Idrogo, aceptó el requerimiento de prisión preventiva solicitado por el fiscal provincial penal de Jaén,  Edwar Saona Gutiérrez, en contra de Laurentino Ramos Ramos por la presunta omisión del delito de homicidio calificado en agravio de su cuñado Arístides Maldonado Quispe.

La audiencia se desarrolló ayer en horas de la tarde, en donde el fiscal que dirige la investigación detalló los hechos, señalando en la exposición de las imputaciones al investigado que está inmerso en el delito de agresiones contra un integrante del grupo familiar, debido a que según los actuados, la menor agraviada de iniciales M.S.M. (14), radica en compañía de su tío materno Arístides Maldonado Quispe, su madre Eliza Maldonado Quispe, su padrastro y conviviente de su madre el imputado Laurentino  Ramos Ramos, además de sus dos menores hermanos de 4 y 3 años de edad, domiciliando en un mismo inmueble ubicado en el caserío Agua de León del centro Poblado de Pachapiriana, distrito de Chontali, provincia de Jaén.

Violencia familiar

Se detalla en función al delito de violencia familiar que el día 26 agosto del 2023, a las 9 de la noche, el imputado Laurentino Ramos Ramos le dice a su sobrino Nuberli Alejandría Maldonado para que hicieran un brindis y empezaron a tomar cañazo. Al promediar las 10 de la noche, Laurentino Ramos, empieza a reclamarle a la menor agraviada de iniciales M.S.M., por qué se había ido de la casa cerca de dos meses y luego regresar, mientras que la menor desde su cama le contestó que “eso no le voy a decir”.

Laurentino le represen y la bota de su casa, mentándole la madre. Respondiéndole la menor: “el que tiene que irse de la casa eres tú”. Es allí, donde se levanta el imputado y camina hacia la cama de la menor agraviada, golpeándola con un puñete en su cabeza, para luego cogerla del cuello con sus dos manos y empezó a apretarla como ahorcándola, mientras le insistía que le dijera con quién se había ido. La menor gritaba y pedía auxilio.

Ante el pedido de ayuda, su madre Eliza Maldonado Quispe se despierta a defenderla, al igual que su primo Nuberli Alejandria Maldonado para evitar la agresión. Luego la madre va corriendo a tocar la puerta del cuarto de su hermano Arístides Maldonado Quispe, quien estaba durmiendo, para pedirle ayuda. Éste sale de inmediato a reclamarle porqué le estaba pegando a su sobrina, momento en el que Nuberli (sobrino) y la menor agraviada deciden salir del inmueble y refugiarse en el interior de una finca de café a unos 100 metros de distancia para ponerse a buen recaudo.

Como consecuencia de los hechos de violencia física, según certificado médico legal, se aprecia que la médico legista al efectuar un estudio pos facto sobre el certificado médico del centro salud de Chontalí, determina que la menor agraviada de iniciales M.S.M. presenta lesiones contusas de tipo traumático directo, según certificado médico. Paciente con los diagnósticos de agresión con fuerza corporal, contusión en cabeza y cuello, otorgándole un día de atención facultativa por cinco días de incapacidad médico legal.

Homicidio calificado

Respecto al delito homicidio calificado, luego que la menor de 14 años escapara de la vivienda con su primo, Laurentino Ramos Ramos se dirigió hacia su cuñado Arístides Maldonado, cogiéndolo con el brazo izquierdo como para quererlo ahorcar y con el puño derecho le daba golpes en el estómago. Arístides le pidió que lo dejara, sumado a ello su conviviente Elisa Maldonado le suplicó al imputado que deje a su hermano, logrando soltarlo, por lo que Arístides Maldonado se fue a su cuarto a seguir descansando. Laurentino se fue a buscar una barreta que usaba, al interior de su cuarto, por lo que Elisa Maldonado Quispe al notar la agresividad con que actuaba el imputado, decidió ir a pedir ayuda a los miembros de la ronda campesina de Agua Azul.

Al encontrar su barreta de fierro, de una dimensión de 1.20 metros de largo, fue inmediatamente al cuarto del agraviado Arístides Maldonado y al encontrar cerrada la puerta de madera de dos hojas, con la barreta que portaba rompe la hoja de la puerta para entrar. Los golpes fueron escuchados por la menor Maribel y Nuberli, quienes se encontraban escondidos a unos cien metros de distancia. Se deduce que Laurentino ingresa al dormitorio y golpea a su cuñado con la barreta, haciendolo caer al piso, en donde le propina varios golpes con el filo de la barreta en la cabeza en la zona parietal región derecha, región frontal derecha, una herida superficial a nivel del párpado superior derecho, tres heridas paralelas preuricular y mandibular lado derecho, entre otras partes. Luego sale del cuarto, dejando a su cuñado tirado en el piso, y al observar varios focos que alumbraban, dedujo que era los ronderos que estaban por llegar, por lo que fuga del inmueble donde se produjo el suceso lamentable.

El imputado cuando fue detenido por los ronderos habría indicado que no recordaba lo que pasó, sin embargo, luego de atacar a su cuñado cogió prendas de vestir de su hijastra en una mochila, con la intención de disfrazarse de mujer por miedo a los integrantes de la ronda y la familia de su conviviente, huyendo de su casa, por un camino hacia un cerro, donde indica que sintió que le caía sangre de su cabeza, descansando un rato para continuar con su camino, pero posteriormente fue intervenido por las rondas campesinas, quienes lo trasladaron primero al centro de salud y luego a la comisaría de Jaén.

A la cárcel

En las próximas horas, Laurentino Ramos Ramos será trasladado al penal San Rafael, en donde estará inicialmente por el plazo de nueve meses, mientras dure las investigaciones y sea sentenciado por el delito que se le acusa de homicidio calificado, por el que podría pasar hasta 20 años en prisión.

Contáctanos