Un sujeto de 19 años de edad fue denunciado por el presunto delito de violación sexual a una niña de seis años de edad, que es su sobrinita, indicándose en la denuncia que, valiéndose de la cercanía con la menor, ya que vivirían en la misma casa, la habría ultrajado sexualmente.

El individuo responde al nombre de Andrés Torres Lavan (19), natural del distrito de Namballe (San Ignacio), quien fue intervenido dentro del tiempo de flagrancia delictiva por las autoridades policiales tras la denuncia en su contra.

Según se informó, los policías llegaron a su vivienda y ante reiteradas negativas de abrir la puerta y teniendo en cuenta la flagrancia de los hechos, ingresaron al interior de uno de los cuartos encontrando al denunciado en el lugar.

Torres Laván fue comunicado del motivo de su intervención, para luego ser trasladado hasta la Comisaría PNP del distrito de Namballe para las diligencias correspondientes, comunicando su detención al representante del Ministerio Público, fiscal de turno Aldo Atilano Calderón Vílchez.

Andrés Torres Lavan (19) quedó en calidad de detenido por el presunto delito contra la libertad sexual en la modalidad de violación sexual a menor de 6 años, mientras se realizan las diversas acciones de ley para que se determine su posterior situación legal.

Diligencias

El sujeto denunciado permanece bajo custodia en la Comisaría de San Ignacio y en las próximas horas estarán solicitando su prisión preventiva ante el Poder Judicial.

Entre las diligencias urgentes a la menor le habrían practicado el examen médico legal que habría arrojado positivo para violencia sexual en su contra, informó una fuente de la Fiscalía, hecho que no solo complica la situación legal del sujeto detenido, sino que también le estaría poniendo bajo una condena que podría llegar hasta cadena perpetua, de corroborarse los hechos.

“El sujeto denunciado ha negado los hechos de forma rotunda ser el autor del delito que le acusan, sin embargo, ha entrado en contradicciones y habría revelado que sólo le hizo tocamientos a la niña y le introdujo un dedo vía vaginal, pero nada más, porque que es su sobrina. El hecho se descubre porque habrían encontrado restos de sangre en la cama donde dormía la pequeña, lo que alertó a sus familiares de que algo malo le había sucedido”, reveló un agente policial de Namballe.

La situación es compleja, ya que la madre de la menor agraviada habría estado viviendo en la casa de su suegra, que sería madre del presunto violador. Tras los hechos, señalan que habrían sido sacadas de su vivienda junto a su pequeña hija, quedando en estado de vulnerabilidad y desprotección, no sólo la menor agraviada, sino también su madre.

Se conoció que los programas de protección de las víctimas de violencia familiar y sexual estarían brindando el apoyo necesario a la madre y su hija, como también el soporte legal y psicológico para continuar con las diligencias de ley y se pueda determinar como ocurrieron los hechos y solicitar el máximo peso de la ley contra el presunto agresor.

Contáctanos