Dos delincuentes fuertemente armados asaltaron una empresa cafetalera en la provincia de San Ignacio, apoderándose de un jugoso botín de 175 mil soles, pero cuando escapaban a bordo de una moto lineal donde les esperaba el tercer compinche, cayeron a la pista, emprendieron su huida corriendo, pero fueron alcanzados por el dueño de la empresa afectada, quien los embistió con una camioneta.

Era aproximadamente las 12:27 del día de ayer jueves, cuando los delincuentes armados ingresaron a la empresa cafetalera Aromas del Café, ubicada en la avenida Circunvalación, en la salida de San Ignacio a Namballe, donde encañonaron a dos mujeres que estaban en el interior, hicieron tirarse al piso a un varón y llenaron una mochila con los 175,000 soles que había en la empresa, listos para la compra de café de todo el fin de semana.

Tras cometer su fechoría, los dos delincuentes salieron corriendo de la empresa cafetalera con las armas en mano, al frente les esperaba “el caña” en una moto para darse a la fuga. Tras de ellos salieron trabajadores de la cafetalera, pero al verlos con armas y lanzar disparos al aire, se pusieron a buen recaudo. Uno de los asaltantes subió a la moto y cuando el segundo quiso hacerlo no pudo, la moto arrancó despacio y él intentó subir a la volada, desequilibró al conductor y cayeron en la pista. Se levantaron, dispararon al aire, nadie se atrevió a detenerlos y emprendieron la fuga corriendo, con el jugoso botín en la mano.

Acción decidida

El dueño de la cafetalera asaltada, Walter Jiménez Neyra, se encontraba fuera de su negocio, pero recibió una alerta silenciosa de su esposa y al darse cuenta del atraco, corrió a hacerles frente a los delincuentes. Al verlos que fugaban, abordó una camioneta que estaba fuera de su local, los siguió a toda velocidad, aprovechando que corrían despavoridos, los embistió por la espalda, dejando tendidos a dos de ellos, mientras que uno se dio cuenta del vehículo al voltear y se lanzó hacia un lado, salvándose de una inminente arrollada y su captura.

Los dos delincuentes reducidos quedaron en el lugar tendidos, puesto que no podían ni moverse por el impacto del vehículo, que en segundos regresó al lugar y bajaron dos ocupantes para reducirlos. En segundos, vecinos de la zona se acercaron a los malhechores y les empezaron a repartir patadas y puñetes, escuchándose de voces de “quémenlos vivos” y “chánquenles las manos”. El dueño de la cafetalera encontró el botín que era llevado en la mochila y sintió el alivio de salvarse de un golpe económico muy duro y la satisfacción de haber capturado con valentía a dos de los delincuentes.

Auxilio e identificación

De inmediato, llegaron hasta el lugar agentes policiales de la Comisaría de San Ignacio, quienes intervinieron a los dos delincuentes, quienes mostraban golpes y heridas en su cuerpo, lesiones en las extremidades y una cara de susto, espanto y dolor, ante los golpes que recibieron de los indignados ciudadanos sanignacinos.

Como parte del protocolo policial, fueron trasladados al centro de salud de San Ignacio, en donde les atendieron de emergencia, pero también se realizaron diversas diligencias policiales como manda la ley.

Los detenidos fueron identificados como Marco López Huamán (27) y Cristhian García Ato (21), desconociéndose la identidad del tercer sujeto, quien, según las cámaras de videovigilancia, es el que espera en la puerta de la empresa cafetalera armado y vestía ropa oscura, mientras que su compinche de polera blanca perpetra el atraco y escapa con la mochila.

Por la gravedad de sus lesiones y fracturas inminentes por ser arrollados por la camioneta, los asaltantes fueron evacuados del centro de salud de San Ignacio al Hospital General de Jaén, fuertemente resguardados por agentes policiales.

Las cámaras de video vigilancia de la empresa cafetalera grabaron segundo a segundo el hecho delictivo que estos tres sujetos perpetraron en la empresa cafetalera Aromas del Café de San Ignacio, de donde por poco y se llevan 175,000 soles y hoy están con un pie en la cárcel y a la espera de una condena que por lo menos pasará los 15 años de prisión por asalto y robo a mano armado en banda, acabándose así su historia delictiva momentáneamente, teniendo bastante tiempo para reflexionar en la cárcel.

Contáctanos