Un joven dedicado a la compra y venta de solares fue acribillado en el interior de una habitación del hostal Filadelfia, en la segunda etapa del sector Fila Alta, en Jaén, en un crimen que viene siendo investigado por agentes especializados en homicidios de la Dirincri Lima y peritos de Amazonas como un asesinato por encargo (sicariato), un ajuste de cuentas o un acto de venganza.

El crimen ocurrió pasado las 12 del mediodía de ayer, cuando diversos balazos interrumpieron la tranquilidad del vecindario de la calle Rodríguez de Mendoza, cuadra 7, de la segunda etapa del sector Fila Alta.

Los disparos provenían del complejo turístico hostal Filadelfia, en donde, los vecinos notaron movimientos desesperados. En la habitación 209, del según piso, encontraron el cuerpo ensangrentado del joven Eiser Ivan Cerna Jiménez, de 26 años, quien minutos antes había llegado al lugar para “hacer negocios”, donde lo esperaba otro joven, quien terminó acribillándole tras un aparente enfrentamiento entre ambos.

“Escuchamos los disparos y no supimos dónde se dieron, pero si supimos que era dentro del hotel. Luego, bajó un joven misterioso que estuvo esperando al señor Eiser, con quien subió a la habitación 209, y se fue con una mochila en la mano. Afuera lo esperaba una moto, en la que se fueron”, indicó un trabajador del lugar.

Al subir a verificar la habitación, descubrieron el crimen cometido. “Eiser Iván Cerna Jiménez estaba al lado de la puerta del baño de una habitación pequeña. Había casquillos de bala en el piso y un pequeño desorden, porque quizás pelearon o forcejearon. Lo curioso es que en la chapa de bola de la puerta del baño se había trampado su polo y el estaba como colgado allí, notándose sangre en diversas partes de su ropa y en el piso”, añadió nuestro informante.

Paso a paso

Las cámaras de videovigilancia del Hostal Filadelfia están ayudando a esclarecer el asesinato y entender los hechos, y AHORA JAÉN accedió a vídeos y testimonios inéditos del crimen.

A las 10:20 a.m., llega al hostal el joven empresario Eiser Ivan Cerna Jiménez (26). Va a recepción realiza el pago y compra golosinas, luego de unos segundos se retira del hotel a bordo de su camioneta que la estacionó afuera.

A las 10:23 a.m. llega otra persona. Viste camisa negra manga larga, pantalón jean, zapatillas color claro, una gorra color negro con el logo de Nike y portando un maletín. Ingresa, muy tranquilo, revisa su billetera, se sienta en el mueble de recepción del hostal y espera.

Con su celular en mano, se nota que escribe y se comunica con otras personas. Según la recepcionista del Hotel Filadelfia, luego se identificó como Franco Rojas Curre y se le asignó la habitación 209.

A las 12:23 horas, llega Eiser Iván, en su camioneta, la deja estacionada en el exterior con un copiloto, ingresa, habla con el sujeto de camisa negra y suben a la habitación 209, aparentemente, se conocían e iban a hacer negocios.

Segundos después aparece en los exteriores del hostal una moto lineal color negra, sin placa, conducida por una persona que vestía chaleco rojo, casco blanco y una prenda que le cubre el cuello y parte de la nariz y boca. Se ubica afuera, hace unas señas a alguien, da la vuelta en la cuadra y aparece el misterioso sujeto de camisa negra que estaba en el hostal con Eiser Iván, portando el maletín negro, calmado, mira en la calle, sube a la moto y se van de la zona. En simultáneo, empieza el movimiento tras los disparos.

Tras acribillar al joven empresario se escapa, en lo que la PNP considera un crimen muy bien planificado, que podría ser por sicariato, suponiendo que alguien pagó por el crimen, o por ajuste de cuentas, presumiendo que no se pusieron de acuerdo y terminaron enfrentándose a balazos, o por venganza, porque quizás se la tenían jurada a la víctima.

Testimonios

Según versión de un integrante de serenazgo que vigilaba la zona, al escuchar los disparos, al igual que los vecinos de la zona, corrió a verificar que había pasado, por lo que al ver que señalaban que los disparos se escucharon del interior del hotel, decidió ingresar.

“Los vecinos indicaban varias versiones, decían seis, ocho, hasta diez disparos, yo estaba a unos metros de servicio, escuché algunos balazos también. Al llegar al hostal todos querían ingresar y a la vez no por temor, sin embargo, al ingresar y dirigirme al segundo nivel del hotel, encontré la puerta abierta de una habitación y ahí estaba una persona ensangrentada, ya no respondía, pero el celular no paraba de sonar, sonó por varios minutos, el celular estaba en el bolsillo del fallecido. Rápidamente pedí apoyo a la base y una ambulancia”, contó el sereno.

Luego de unos minutos llegaron efectivos de patrullaje integrado, conformado por agentes de la PNP y Serenazgo, para auxiliar a la potencial víctima, pero al verlo sin vida no movieron nada y protegieron la escena del crimen, mientras se da aviso al personal policial especializado en homicidios y a la fiscal de turno. El cuerpo sin vida estaba como colgado del polo en la puerta del baño, goteando cada vez más sangre al piso producto de los balazos que recibió.

Contáctanos