Un accidente laboral lo puso al borde de la muerte, pero Dios y la ciencia médica lograron salvarle, aunque ello significó la amputación de sus dos manos, pero con una nueva oportunidad de seguir viviendo, requiriendo hoy el apoyo de sus amigos, conocidos y personas de buen corazón para recuperarse por completo, debido a que la operación está tardando en lograr la cicatrización de sus manos amputadas, lo que le produce dolor, infección y asistencia médica permanente.

Es la historia de Ángel Carrero Terrones, obrero que el pasado 21 de octubre, desafortunadamente, se electrocutó en un cable de media tensión cuando laboraba como ayudante de construcción en una vivienda en la calle Diego Palomino, cerca del centro de la ciudad de Jaén.

El accidente laboral fue captado por vecinos y transeúntes del lugar, quienes escucharon el estruendo de la energía eléctrica que descargó contra el cuerpo de este humilde obrero y padre de familia, al rozar unas varillas de fierro contra los cables, lo cual lo desvaneció, quedando con su cuerpo sobre la baranda del tercer piso de la vivienda donde laboraba, la cual lo salvó milagrosamente de una mortal caída hacia la calle, de una altura de 15 metros aproximadamente.

Vecinos y compañeros de trabajo lo auxiliaron y trasladaron al Hospital General de Jaén, en donde lograron estabilizarlo para su traslado a un hospital de mayor complejidad, siendo evacuado a Lima, debido a las graves quemaduras que sufrió, siendo internado en el Hospital Arzobispo Loayza, en donde le amputaron sus dos manos, cambiando su vida por completo.

Necesita apoyo

Pese a que se le amputó las manos debido a la gravedad de las quemaduras que le produjo la descarga eléctrica, lamentablemente, según sus familiares, se ha complicado su estado de salud, debido a que no cicatrizan las heridas, por lo que cada tres días entra a sala de cirugía para que pueda realizarse algunos procedimientos quirúrgicos que lo estabilicen y eviten infecciones graves.

“Estamos unidos como familia, seguimos luchando para que pueda recuperarse. Sabemos que es una situación difícil, sabemos que el proceso es largo, pero nos encomendamos a Dios, y esperamos que pueda mejorar Ángel. Se ha complicado su estado porque las heridas de la amputación de sus brazos no cicatrizan”, expresó uno de sus familiares.

Medicamentos costosos

Nos informaron que ahora se complicó su estado de salud por una infección ocasionada por una bacteria hospitalaria, por lo que los gastos son elevados, aunque desde que el señor Ángel Carrero Terrones fue evacuado a la ciudad de Lima las recetas son costosas, pero ahora incluso, mostrando recetas estas bordean los 1,000 soles cada dos días, o a veces cada día, debido a que es costoso el medicamento que solicita el personal médico.

Ceftazidime / Avibactam / Zavicefta son los medicamentos que le piden cada dos días, los cuales son los más costosos del mercado, con ello, al tercer día pueda ingresar a cirugía para que se le haga limpiezas quirúrgicas y tratamientos especializados, informaron sus familiares.

Cerca a cumplir dos meses del fatídico accidente laboral, el señor ángel Carrero permanece internado en el Hospital Arzobispo Loayza de Lima, su familia se encomienda en el Dios para que pueda mejorar, tanto el aspecto de su salud física como mental, por lo que solicitan el apoyo de la población de Jaén de buen corazón, para que cumplir con los requerimientos médicos.

Actividad pro salud

También informan que para el próximo sábado 16 de diciembre han programado una pollada prosalud en el espacio deportivo de Montegrande, por lo que invitan a la población a adquirir su tarjeta y apoyar para el tratamiento médico de don Ángel Carrero, quien sufrió este lamentable accidente laboral.

“Aún no sabemos qué sigue, por el momento son cirugías, se necesita su apoyo solidario para medicamentos y tratamiento. Ojalá las autoridades y toda la población nos apoye, si hay algún empresario, emprendedor o cualquier ciudadano de a pie que nos pueda apoyar con los pollos, las papas, también es bienvenido para nuestra actividad pro salud”, argumentó un familiar.

Las personas que desean colaborar pueden comunicarse al celular 920 332 471, con el joven Cristian Durand Carrero. De igual forma se ha habilitado el número Yape 956435303 o a la cuenta del Banco de la Nación a nombre de Deysi Ramírez Rodríguez.

Contáctanos