A pocas horas de las celebraciones de la Nochebuena, un padre de familia decidió acabar con su vida autoeliminándose por presuntos problemas familiares y judiciales que tenía, por lo que decidió ir a su chacra y en una casucha tomó un potente veneno que le ocasionó una muerte lenta y dolorosa.

José Mercedes Barco Parihuaman (54) es la identidad del infortunado hombre, quien vivía junto a su hija en el caserío Yandiluza, en San Ignacio, quien fue visto por última vez el 24 de diciembre en el día, desapareciendo de forma misteriosa, generando alarmas en su familia debido a que no llegó a la Nochebuena, por lo que ayer, 25 de diciembre, decidieron buscarlo por diversos lugares, encontrando su cuerpo sin vida en una casucha ubicada en su chacra de café, a unos minutos de su vivienda.

Se conoció que don José Mercedes habría tenido problemas tras el ingreso de un jovenzuelo a su casa a robarle sus cosas, habiéndolo denunciado y recuperado los bienes hurtados; sin embargo, lo habrían contrademandado, situación que habría seguido su curso y finalmente habría perdido el proceso judicial en su contra.

Esta situación le habría incertidumbre y preocupación al padre de familia, quien, de ser víctima de un malhechor, este lo denunció porque le forzó a entregar los bienes hurtados, por lo que vivía abrumado y preocupado por el tema legal en su contra. “Él decía, después de que me han robado, han venido denuncias y denuncias hasta que me han ganado, ya no tengo vida, no tengo tranquilidad”.

Horas antes de la errada y fatal decisión, don José Mercedes Barco Parihuamán (54) habría salido de su casa donde vivía con su hija con destino a su chacra donde tiene una choza de campo, lugar donde finalmente fue encontrado muerto y con algunas evidencias que revelarían que se trata de un suicidio por envenenamiento.

El cadáver fue encontrado por la hija de la víctima, quien salió a buscarlo ayer lunes, debido a que no llegó a su casa a pasar la Nochebuena y se temía que algo malo le haya pasado. Se supo, incluso que habría llamado a su hija antes de suicidarse, con quien conversaron y se habría despedido.

Luego ha apagado el celular para no recibir más llamadas y se habría envenenado. Tras el fatal hallazgo, la hija dio cuenta a la Policía de San Ignacio, para que acudan a verificar el lamentable suceso ocurrido.

Hasta el lugar donde se encontraba el cuerpo sin vida se desplazó personal policial para realizar el levantamiento de cadáver que fue entregado a su hija. La Policía informó que se don José Mercedes presuntamente se habría suicidado por ingesta de producto fosforado (envenenamiento), hallando a un costado de su cuerpo un frasco de   insecticida y un vaso conteniendo liquido blanquecino lechoso.

Cercanos a la familia del fallecido indicaron que además de los problemas judiciales que tenía don José Mercedes, habría señalado que no tenía ya ni ganas de pasar Navidad y Año Nuevo, ya que se sentía deprimido y manifestaba que ya no quería vivir.

Contáctanos