¡SIN PIEDAD! Un lamentable hecho criminal ocurrió en el caserío La Muscha en el distrito de Las Pirias, provincia de Jaén, en donde un adulto mayor fue asesinado a balazos, mientras que su esposa quedó gravemente herida en un crimen que viene siendo investigado por la policía especializada.
El acto criminal ocurrió la noche del domingo, según moradores de la zona, pero recién ayer lunes, a primeras horas del día, el personal policial de la comisaria rural de Las Pirias fue informado del crimen, en mérito a una información verbal de un homicidio en el sector conocido como Palo Blanco.
Los agentes del orden acudieron de inmediato a dicho lugar recorriendo un pequeño camino sobre la carretera Las Pirias – Jaén, legando a una vivienda de adobe, techo de calamina, encontrando a una anciana sentada en un banco de madera, quien dijo llamarse Nicida Coronel Pérez, la misma que fue encontrada herida por arma de fuego en el abdomen y agarrándose la herida, además estaba llena de sangre.

Relató asesinato
Adolorida, pero llena de valor, la señora Nicida Coronel, al tener la presencia de los efectivos de la policía, contó que habían acabado con la vida de su esposo con disparos de arma de fuego.
Los hechos se dieron al promediar las 9 de la noche del domingo, cuando descansaba con su esposo Sergio Navarro Medina. Escucharon que espantaron las gallinas y algunos ruidos, razón por la que su esposo decidió abrir la puerta y prender un foco de la fachada de la vivienda, para ahuyentar a los ladrones o animales nocturnos.
“Mi esposo lo primero que encontró fue a su perro muerto y al terminar de salir se encontró con cuatro personas, quienes al verlo lo atacaron a golpes y a jalones, a pesar que se defendió no pudo volver a ingresar a su vivienda. Los matones lo llevaron en medio de las plantas de café, lo golpearon y le dispararon”, revela entre lágrimas de amargura su esposa.
Añade que, al ver esta situación, la señora Nicida Coronel, de 70 años, sale a pedir piedad por su esposo, para que no le sigan disparando, pero también fue amenazada y le dispararon a quemarropa, milagrosamente la bala no le alcanzó por completo, aunque la dejó malherida.

Fingió su muerte
Sin saber cómo, pero llena de sangre, agarrándose su abdomen y arrastrándose, refiere la anciana que ingresó a su vivienda y se metió a su cuarto, en donde se hizo la muerta y ahí permaneció hasta el día siguiente.
“Lo único que tuve que hacer fue agarrarme la herida, taparme la boca, porque los que mataron a mi esposo como me vieron llena se sangre, dijeron: también la matamos”, contó la señora Nicida al personal policial en la constatación en su vivienda.
Paralelamente el personal de la comisaria rural de Las Pirias, corroboró que el cuerpo sin vida de Sergio Navarro Medina, de 75 años, se encontraba fuera de la vivienda donde lo ultimaron, razón por la que dieron parte al personal policial del Departamento de Investigación Criminal de Jaén, quienes a su vez informaron al representante del Ministerio Público, abogado Wilmer Flores, fiscal de turno y responsable de la investigación.
Con ayuda de los familiares, trasladaron rápidamente a la señora Nicida Coronel al Hospital General de Jaén, en donde ingresó al servicio de emergencia por herida de arma de fuego, en donde se encuentra internada y en las próximas horas será intervenida quirúrgicamente, ya que tiene daños internos.

Doble dolor
Los familiares e hijos de don Sergio y doña Nicida se dividieron funciones tras este crimen, algunos están al cuidado de su madre en el hospital de Jaén, mientras que otros ayer estuvieron pendientes del levantamiento del cadáver y coordinar para el velatorio de su padre en su misma vivienda.
El asesinato ha dejado consternados a la población de Las Pirias, puesto que la familia no tendría problemas con ninguno de los pobladores de la zona, por lo que exigen justicia y que este tipo de hechos no queden impunes.

Contáctanos