Sufrió un terrible accidente laboral, algunos lo daban por muerto y otros hacían cadena de oraciones para que pueda sobrevivir, pero la fe, el amor y la compañía de su familia fue su mayor fortaleza para enfrentar a la adversidad y hoy, don Ángel Carrero Terrones (40) puede decir que ha vuelto a la vida, a seguir luchando hasta recuperarse del todo para volver a empezar, como el Ave Fénix que renació de las cenizas y buscará el camino para seguir luchando por él y por su familia.

Ayer regresó a Jaén este ciudadano que sufrió una fuerte descarga eléctrica cuando laboraba como ayudante de construcción. Acompañado de su hermana Claudina Carrero Terrones, luego de estar por más de dos meses en el Hospital Arzobispo Loayza en Lima fue intervenido con éxito y ahora requiere de un tratamiento especializado y terapias para poder recuperarse del todo.

Triste suceso

La historia de don Ángel Carrero conmocionó a la población en general el 21 de octubre del 2023, cuando electrocutara laborando como obrero en los altos de avícola del Chino, en la calle Diego Palomino, en Jaén.

El accidente laboral quedó registrado en videos, en donde se evidencia la magnitud del suceso, cuando se encontraba subiendo un fierro a lo alto de la vivienda, pero la varilla rozó con un cable de media tensión, que generó una descarga eléctrica que explotó dentro de su cuerpo.

Producto del accidente quedó en estado de inconsciencia y con casi el 80% de su cuerpo con graves quemaduras. Su cuerpo se sostuvo en las barandas del piso donde sufrió la descarga eléctrica, caso contrario hubiera caída hacia el pavimento de unos 15 metros de altitud.

Ha sobrevivido

Las consecuencias de este accidente fueron muy graves para este humilde trabajador, ya que producto de la gravedad de las quemaduras tuvieron que amputarle sus dos manos para salvarle la vida, debido a que la descarga eléctrica produjo incluso que se carbonicen parte de sus extremidades superiores.

Afortunadamente, el amor de su familia, su esposa y su hijo, y la solidaridad de la población que se unió para apoyarlo, han sido fundamental para que después de más de tres meses de la tragedia esté de vuelta, físicamente diferente, pero con el sueño de recuperarse del todo y empezar de nuevo, teniendo como motivación absoluta ver crecer a su pequeño hijo de cinco años.

Su llegada a Jaén ha sido con una bienvenida muy motivadora, debido a que su familia lo esperaba, además de la población de a pie, a quienes solo con una sonrisa hacia público su agradecimiento.

No recuerdo nada

“Después del accidente que tuve no recuerdo mucho, solo recuerdo que me desperté y me dijeron que estaba en Lima, vi mis manos y me puse a llorar, fue una impresión muy fuerte para mí, debido a que un sábado salí a trabajar como ayudante y después desperté y estaba en Lima, sin manos. Todo ha sido un proceso, pero estoy de pie y quiero ser un ejemplo, porque sé que no soy la única persona que quizás pasa por algo similar, pero el amor de nuestra familia, mi esposa y mi hijo son la base, hoy quiero luchar por mi hijo y mi señora”, destacó Ángel Carrero.

A pesar de su situación de salud, tiene todas las ganas de salir adelante, menciona que llevará sus terapias de recuperación total, debido a que aún le queda un proceso de recuperación, lo cual seguirá adelante y en un futuro a base de esfuerzo sueña desde comprarse unas prótesis que le permitan tener más movilidad y laborar en cualquier actividad que sabe realizar.

Su historia de resiliencia y lucha ha conmovido a todos los jaenos, ya que a pesar de sus primeros diagnósticos ha sabido luchar y salir del peligro, para hoy haber vuelto a esta ciudad acompañado de sus familiares, quienes desde un principio le han mostrado todo su apoyo. Además, agradece el apoyo de la población quienes le colaboraron para sus intervenciones y medicamentos.

Contáctanos