Una joven de 26 años se convierte en una víctima más de feminicidio en el Perú. Diana Magaly Sánchez Terrones es la identidad de la joven mujer que fue asesinada por su expareja, un sujeto que luego de matarla ocultó su cuerpo alrededor de la laguna Sulluscocha, distrito de Namora, en Cajamarca.

El principal sospechoso y que ya habría confesado su hecho criminal responde al nombre de Daniel Santos Saavedra Espinoza (46), antes de confesar fue él quien llevó a la Policía hasta donde había enterrado el cuerpo a metro y medio de profundidad

Las videocámaras registraron las últimas imágenes en vida de Diana Magaly Sánchez Terrones (26), estudiante de Cosmetología, cuando ingresaba al domicilio del presunto autor de su muerte, Daniel Santos Saavedra Espinoza (46). Con estas imágenes, la Policía allanó la vivienda del principal sospechoso, donde habrían encontrado pruebas que conducían al autor del hecho criminal, entre ellas restos de sangre.

Asimismo, en las videocámaras, se ve ingresar y salir de la vivienda a un vehículo de color plomo, el cual, según las investigaciones, sirvió al presunto feminicida para trasladar el cuerpo de su ex pareja hasta su propiedad en Sulluscocha, a unos 40 minutos de la ciudad de Cajamarca, en donde enterró el cuerpo, a un costado de una casa de adobe.

Con estos indicios confrontaron al sospechoso y luego de un intenso interrogatorio, Daniel Santos Saavedra Espinoza (46), se quebró y terminaría revelando dónde estaba enterrada su víctima, los investigadores empezaron a cavar y efectivamente, encontraron los restos de la joven estudiante, a un metro y medio de profundidad aproximadamente

Diana Magaly Sánchez Terrones pertenecía a la Iglesia Adventista del Séptimo Día por lo que en las afueras de la Morgue, sus hermanos y familiares le rindieron un homenaje con oraciones y cánticos religiosos. Además, se encontraba presente quien era su actual novio, desde hace un año, Juber Tasilla Atalaya, con quien, según el chico, tenían planes de casarse.

Según Juber Tasilla, hace un año, Diana habría mantenido una relación con su presunto asesino, pero éste no se resignaba a perderla y constantemente la acosaba y manipulaba aduciendo que se encontraba muy enfermo y le pedía que lo visitara, aprovechando un favor que le hizo hace tiempo a su familia.

Hasta que el último viernes, le habría pedido que le llevara pastillas, y dado el lado bondadoso de la joven, habría accedido a llevarle la medicina, sin imaginar que ingresaba a encontrase con la muerte.

Contáctanos