A 18 años de pena privativa de la libertad fue condenado el “Monstruo de Pucará”, quien fue intervenido en una habitación, desnudo, a punto de violar sexualmente a su menor hija, por lo que se le denunció e investigo por el delito de tentativa de violación sexual a menor de edad.

Se trata de Lorenzo Barrantes Fernández (50), sujeto que debió brindar amor, respeto y protección a su menor hija, sin embargo, aprovechó que estaba sola y por ser su padre estaba siempre con ella, cometiendo estos aberrantes actos de violación sexual, según declaró la menor, en reiteradas oportunidades desde los 8 años de edad.

La menor que el año pasado estudiaba en un colegio de Pucará, cansada de los vejámenes por parte de su padre en su contra, contó a un familiar, con quien tramaron la manera de que sea intervenido y detenido para que sea sancionado con todo el peso de la ley.

La intervención

Esta investigación estuvo a cargo de la fiscal provincial penal Rosa Stany Falla Salazar, quien de manera coordinada con los profesionales del Centro Emergencia Mujer – CEM Colasay y efectivos policiales de la Comisaría de Pucará, atendieron el caso de esta menor a quien le brindaron el soporte para afrontar estos hechos.

“El 29 de mayo, estaba en mi colegio desde allí me comuniqué por WhastsApp con la Policía. Mi hermana sabía, porque le conté lo que mi papá me hacía. A la policía le dije que quiero denunciar a mi papá, ellos fueron a verme a mi colegio. A la salida conversé con ellos, les conté lo que ocurría. Allí quedamos que les iba a avisar cuando mi papá me iba a violar de nuevo”, reveló la menor.

Añade: “Salí del colegio con mis compañeros y junto a mis hermanos fuimos a una casa de campo, mis hermanos se fueron a ver los animales, eran como las 3:00 de la tarde y me quedé en casa viendo los pollitos con una compañera, me puse hacer mis tareas que me faltaba. Más tarde llegó mi papá y mi mamá. Como a las 5:00 de la tarde, junto a mi compañera bajé al Puente Techín a cargar el celular de mi mamá y ponerle recarga”.

Continúa su relato: “Hice mis tareas, jugué con mi compañera luego fui caminando a mi casa en Puente Techín, al llegar encontré a mi papá que me estaba esperando. Como a las 11:00 de la noche, me dijo para ir a otra casa que esta por la pista, no quise ir, pero es mi papá y me llevó en una moto lineal. En el trayecto le escribí a la Policía que me estaba yendo sola con mi papá a su casa de la pista. Me dijeron que vaya tranquila, que no de sospechas y que deje la puerta abierta, que ellos estarán ahí”.

Finalmente, revela: “Llegamos a la casa, subí al segundo piso donde hay un cuarto con una cama. En mi tras subió mi papá, trancó la puerta, le mentí que quería tomar agua y bajé, vi a los policías, subí de nuevo y me acosté a dormir. Él se me acercó, me sacó mi ropa a la fuerza y se sacó el toda su ropa, se quedó desnudo. No me dejaba, él me gritó, me dijo que de nuevo estoy con huevadas. Me gritó con insultos, nuevamente el miedo me paralizó. Ya no quería que me viole y luego desnudo se puso en mi encima y cuando estaba por penetrarme, ingresó la Policía y lo detuvo”.

Desde los 8 años

Según declaró la menor de 14 años, cuando tenía 8 años y estaba en su casa en el caserío Unión de Puente Techin, estaba sola con su papá, porque su mamá estaba en la casa de campo, y estaba en su cama, durmiendo, y su papá la forcejeó y violó. “Me dijo que no dijera nada, porque me pasaba algo malo a mí o a mis hermanos o a mi mamá. Creí que ya no iba a pasar, pero estas violaciones se dieron a los 9, 10, 11, 12, 13 y 14 años”, denunció la menor.

Justicia

Luego de la intervención del “Monstruo de Pucará”, identificado como Lorenzo Barrantes Fernández (50), se realizaron las investigaciones, en donde inicialmente se dictó nueve meses de prisión preventiva, siendo recluido en el penal San Rafael de Jaén.

La Dra. Rosa Falla Salazar, responsable del Segundo Despacho de Investigación de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Jaén acreditó con la testimonial de la agraviada, pericias médico legal y psicológica, entre otros medios, el ultraje del que iba a ser víctima la adolescente, la noche del día 29 de mayo de 2023, cuando se encontraba en el segundo piso de su vivienda en el sector Puente Techin.

En esta condena, es también preponderante el rol de la Policía de Pucará, ya que actuaron de manera efectiva e inmediata ante esta alerta de violación sexual de esta menor.

Por su parte, profesionales del Centro Emergencia Mujer CEM Colasay, acompañaron a la menor desde que denunció el hecho, coordinando con la Policía y la Fiscalía a fin de adoptar estrategias acordes al grado de rigurosidad de estos hechos, lográndose resultados positivos y evitando diligencias frustradas o fuga del individuo condenado a 18 años de cárcel.

Contáctanos