El policía que murió por un disparo accidental de un compañero en la ciudad de Pacasmayo, en Trujillo, era natural de La provincia de Jaén, desde donde muy chico soñaba con ser un valerosos efectivo, pero la tragedia se cruzó en su camino.

Los restos mortales de Alex Javier Oliva Delgado (29), quien fue disparado por su compañero de promoción en la PNP, Michael Aldair Ramos (22), cuando limpiaba el arma en Pacasmayo, fue sepultado hoy en Jaén.

Ayer, los restos de este joven efectivo policial que murió al ser disparado por su compañero, llegaron a su vivienda en esta ciudad, en la avenida Oriente, en el ingreso al sector Montegrande, para ser velado y despedido por sus amigos, familiares y quienes lo conocieron, lamentando en todo momento su pronta partida.

Padre coraje

Su padre, don Ricardo Oliva, docente de profesión, anoche cuando se realizaba la misa de cuerpo presente en su vivienda, agradeció las diferentes muestras de apoyo a sus familiares de las promociones de su hijo, tanto de la policía, como de la Institución Educativa 16049 Inmaculada Concepción del sector de Montegrande, colegio donde su hijo estudio el nivel secundario.

“Mi hijo estudió la primaria en la comunidad de Pandalle, en Pimpingos. La secundaria la he hecho acá en la Inmaculada Concepción, ahí terminó. Recuerdo que después mi hijo me dijo papá quiero ingresar a la policía, desde el inicio le dije ya hijo. Su vocación fue servir a la patria, egresó de la Escuela de Bagua Grande, ahí comenzó a hacer sus estudios”, expresó.

Del mismo modo, recordó que su recién tenía un año sirviendo a su patria, por lo que inicio en Chachapoyas y luego lo cambiaron a Pacasmayo, en donde vivía con un amigo de su promoción, quien desafortunadamente manipuló su arma, disparó y había un efectivo policial a darnos.

“Nosotros no sabemos mucho, nos entenderá que todo ha sido muy difícil, se está dando las investigaciones, la promoción de él está detenido, y tenemos que ir nuevamente para saber cómo siguen las investigaciones. Yo la verdad, no, él sí lo decía, que era su amigo, él refería que era su amigo cercano”, contó el papá del efectivo fallecido.

Gran persona

Por su parte, sus amigos y conocidos, lamentaron lo sucedido, pero a su vez resaltaron que Alex Javier, era muy conocido en el barrio, por ser un joven muy servicial, amable, con sentido del humor, en todo momento referían que no podían creer lo que había pasado.

El féretro del suboficial Oliva Delgado fue velado también en la sede del Depincri Pacasmayo de la Policía Nacional, en donde trabajó los últimos meses, siendo considerado por sus compañeros como un efectivo responsable, correcto y presto a servir a la población cuando llegaba a la dependencia policial. Antes de ser trasladado de Pacasmayo a Jaén, sus compañeros le rindieron un póstumo homenaje, en presencia de sus padres, quienes fueron a recoger el cadáver de su hijo.

Los hechos

La tragedia ocurrió el pasado 26 de febrero, al promediar las 6:10 p.m., en la vivienda que Oliva Delgado y Ramos Huamán compartían en Pacasmayo.

Según el suboficial Michael Ramos, ambos habían adquirido recientemente un kit de limpieza de armas. Después de regresar de practicar deporte, decidieron limpiar sus armas de reglamento.

Sin embargo, un proyectil se escapó del arma de Ramos Huamán, hiriendo fatalmente a su compañero en el pecho.

“Ambos habían adquirido un kit de limpieza de armas de fuego, por lo que se pusieron a limpiarlas, las mismas que son de su propiedad. Además, se dio en circunstancias donde el arma del homicida se encontraba siendo rastrillada con la finalidad de desmontarla, pero el efectivo cayó al piso y nada se pudo hacer para estabilizarlo”, se lee en un parte policial.

Contáctanos