Padre Lucilo Pérez muere ahogado  en catarata La Yunga en Santa Rosa 

Con muchos proyectos en mente, con una vitalidad envidiable y con la esperanza permanente de un país mejor, ayer, 1 de mayo del 2024, falleció el muy querido sacerdote jaeno Lucilo Pérez Rubio, a los 56 años de edad, realizando una de las actividades que más le gustaba y promocionaba realizar: viajar, conocer, descubrir y disfrutar de los parajes más bonitos de la provincia de Jaén.

Llegó al caserío La Yunga, del distrito de Santa Rosa, junto con otros religiosos y amigos de la ciudad de Jaén, atraído por las turísticas y concurridas cataratas del lugar, aprovechando el feriado por el Día del Trabajo. Se tomaron fotos, conversaron, rieron y comentaron lo bonito del lugar, en donde la quebrada Condavid genera un hermoso accidente geográfico con cataratas de unos 10 metros de caída y un pozo regular donde caen, las cuales se usan para la diversión familiar, nadar y jugar.

La tragedia

El grupo del Padre Lucilo se metió al agua y empezaron a nadar y jugar. La quebrada estaba un poco crecida por las lluvias en la zona, pero no ameritaba mayor preocupacióno peligro, además nunca en estos últimos años se había reportado alguna tragedia, hasta que ocurrió.

“Todos estaban jugando en la poza de la catarata, algo así como la ronda o la lleva, también el padre y sus amigos jugaban en la parte menos profunda, luego escuchamos gritos y nos dijeron que uno de los varones se metió a la parte honda, no sabemos si a rescatar a alguien o como parte del juego o quizás le jaló la corriente, justo donde cae la catarata y se genera remolinos, el hecho es que se hundió y no pudo salir. A los segundos todos empezaron a gritar y pedir auxilio para rescatarlo, pero nadie se metió y el cuerpo del padrecito desapareció”, indicó un morador que estaba en el lugar.

A destiempo

El reloj marcaba las 2 y 30 de la tarde y la desesperación y los gritos se apoderaron del lugar. Un grupo salió corriendo y fueron al caserío de la Yunga, a 5 minutos a pedir apoyo. “Llegaron en una combi y nos decían que el padre se ha ahogado en la catarata, por lo que un grupo de jóvenes bajaron a ayudar con sogas y cámaras y se metieron al agua y luego de unos minutos lograron sacarlo, pero sin vida, sin signos vitales, se había ahogado”, nos informó Fredy Gamonal, teniente gobernador del lugar.

Desde que desapareció en las aguas hasta su rescate pasaron más por lo menos 20 minutos, por lo que a pesar que quisieron reanimarlo ya nada se podía hacer, el reverendo padre Lucilo Pérez había partido al encuentro con el Señor. 

El cuerpo sin vida quedó en la orilla de la catarata unos minutos más, recostado en unas piedras. Mas tarde lo trasladaron a la parroquia de La Yunga, a la espera de las autoridades policiales y fiscales para el levantamiento oficial del cadáver, como también de compañeros de Radio Marañón y familiares que partieron desde Jaén enterados de la tragedia.

Breve reseña

Lucilo Pérez Rubio, sacerdote diocesano, nació el 23 de octubre 1967 en el caserío Miraflores del distrito de Chontali en la provincia de Jaén, es el sétimo de 13 hermanos.

En vida, el padre Lucilo narró que de niño siempre soñaba ser como su padre, un hombre dedicado a la agricultura y a la ganadería, estudiando Agropecuaria. A los 23 años, Lucilo Pérez Rubio ingresó al Seminario San Luis Gonzaga. El 23 de diciembre del 2000 se ordenó como sacerdote a cargo de monseñor José Mará Izuzquiza

Como parte de su labor pastoral en el Vicariato San Francisco Javier, trabajó en la formación de jóvenes en el Pre Seminario, luego fue designado a la parroquia de Huarango. Después fue nombrado párroco de San Ignacio donde estuvo por 10 años. Desde el 2019 trabajó en la Pastoral Social y como director de Radio Marañón.

Tras la salida del padre Francisco Muguiro Ibarra y haber asumido la dirección de Radio Marañón, fue el responsable de reactivar la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza. En este 2024, conformó la Comisión Intersectorial por el Aeropuerto de Jaén, trabajando de manera ardua por la reactivación del aeropuerto.

Contáctanos