productos que trae de la chacra a Jaén

JAÉN |||Bajo la sombra de un árbol, se encuentra un adulto mayor vendiendo productos que siembra, cosecha y compra en la chacra, para poder ofrecerlos en la ciudad de Jaén, con ello subsiste, compra sus medicamentos, sus alimentos y su vestimenta, además apoya a su hermano mayor.

Don Mercedes Cruz Vázquez es un abuelito de 67 años que vende sus productos en las afueras de la comisaría de Jaén, con una sonrisa cálida y el ánimo contagioso ofrece su producción, garantizando alimentos sanos y saludables.

Viene desde el caserío Vista Alegre de Chingama todos los fines de semana, ofreciendo productos que vienen de la chacra a la olla y que cuentan con toda la calidad para ser consumidas. 

Los productos los cultiva en la chacra y los compra a sus vecinos, ya que por su edad y porque cuida de una persona mayor que él, ya no le da tiempo para abastecerse solo, por lo que con todos estos productos viene a la ciudad a vender y ganarse la vida honradamente. 

Don Mercedes cuenta que él vive con su hermano mayor, que por su condición de edad ya no puede caminar, por lo que él tiene que atenderlo y alimentarlo, por lo que con un esfuerzo grande por el peso de los años viene hasta Jaén a vender plátanos y guabas, con lo que obtiene dinero para sus alimentos y movilidad que tanto necesita, al igual que su hermano que lo espera en su casa. 

A pesar de tener dos hijos mayores, don Mercedes se las busca para poder alimentarse, comprar medicinas y vestimenta. Hay veces que tiene que quedarse en la ciudad porque no logra vender todos los productos, originando un gasto más en alimentación y hospedaje. 

Hoy va a estar en los exteriores de la PNP Jaén, ya que ayer no logró terminar sus productos, por lo que pide a la población que puedan ir a verlo y comprar sus productosque son naturales, saludables y muy ricos.

“Vengan a comprar mis productos, yo estoy aquí en la sombrita para venderles con yapita y a los precios rebajados, vengan a comer guabitas con miel de abeja, el que lo prueba ya no lo deja”, señaló con la picardía y calidez que no la pierda a pesar de los años y las vicisitudes de cada día.

La conmovedora historia de este anciano emprendedor ha captado la atención de los transeúntes que lo compraban, pero no fue suficiente para terminar su producción, por lo que hoy vamos a comprarle temprano nomás para que pueda obtener ganancias, retorne a su casa con alimentos para él y también mediamente para su hermano, y pueda descansar hasta un habitual retorno a su espacio de ventas en Jaén.

Contáctanos